Ir al contenido principal

Diferencias entre un servicio de Redes Sociales y una Red Social



El francés Émile Durkheim, uno de los padres de la sociología, dio los primeros pasos para diferenciar el tipo de solidaridad en sociedades tradicionales y modernas, indicando que la primera (mecánica) surge cuando la individualidad de los actores es disminuida, y la segunda aparece por la naturaleza (orgánica) entendiendo las “particularidades” de las diferentes individualidades de la sociedad.

Posterior a Durkheim han sido por cientos la cantidad de investigadores sociales que se han dedicado a estudiar el por qué y para qué las personas nos interconectamos, más allá del concepto de sociedad.

Existen dos formas de analizar la conformación de las redes sociales, desde la individualidad y desde la totalidad. En la primera se toma en cuenta al individuo en distintos espacios de interacción, y en la segunda se estudian todos los nodos posibles de conexión.

Así podemos concluir que las redes sociales NO son un fenómeno nuevo, su naturaleza y origen no dependen de la tecnología, aunque su desarrollo esté vinculado a ella.

El objetivo de toda red social es la interacción. El ¿por qué y para qué? de la interacción tiene infinidad de respuestas que aún están en estudio. La más interesante es la posibilidad que tiene el individuo, actor social, de definirse frente a su contexto y su realidad, con respecto a sus iguales. Así el integrante de una red busca definirse constantemente ante cada “reto social” que determina el contexto, y que lo expone a mostrarse y compararse ante los otros. El definirse hace que el individuo asuma como suyas valoraciones, conceptos, ideas que le son “aceptables”, y con ellas se acerca más a otros que también las asumen.

De una u otra forma el concepto de red social visto así podría parecerse al de una manada, en el que varias familias conviven por proximidad. Estableciendo normas que les amalgama y define más.
Otra de las razones para interactuar es el aprender. La red social enseña por la misma vía que expone el contexto y su realidad, y la reacción de los comunes al individuo frente a ella.

La Tecnología es un servicio
Con el desarrollo de la tecnología y su uso para facilitar la interacción se ha llevado a pensar a los investigadores sociales a que la red social es un artilugio tecnológico, y que por ejemplo “Facebook es una red social”.

Imaginamos que para una parte de los trabajadores de Facebook a lo mejor lo sea. Pero Facebook, como Twitter, Youtube, Instagram y otras no son más que servicios.

Plataformas pensadas desde el aprovechamiento de la tecnología para el desarrollo de redes sociales que las usan.

De por si Facebook no es una red social, y esto es importante entenderlo si se quiere ser protagonista y aprovechar al máximo el uso de estos recursos. Hay que tener un objetivo claro que va más allá de aprovechar el beneficio tecnológico.

El recurso es sólo una forma para construir red, lo que importa es la interacción, y qué provecho va a obtener el individuo de ella.

Es importante destacar que se dice individuo, y no empresa. De allí que a las empresas le cueste tanto sacar provecho a estos servicios. Es por ello que vemos fenómenos como los Youtubers triunfar rápidamente (el provecho de la red social los hace destacar) frente a empresas que fracasan con sus perfiles a diario.

Las empresas deben evaluar de otra forma sus estrategias, pensando en red, frente a esta realidad.

Aunque estas ideas se prestan para una publicación más extensa, quise dejarlas muy por encima en este artículo para entender la diferencia entre una red social y un servicio para redes sociales. 

Entradas populares de este blog

La comunicación digital está dejando en evidencia nuestras peores miserias

"Mi ojo RGB", ver el mundo a través de los medios
Tengo días tratando de aglomerar algunos argumentos y evidencias que sustenten la hipótesis que da título a este post. El contenido tóxico que abunda en las redes sociales, los bulos, las campañas orientadas a desinformar, el bullying, la publicidad invasiva, los juicios ligeros de valor. Todo junto al mismo tiempo en un timeline, estaba provocando que tirase del teclado (no ya de la pluma y la tinta) y comenzara a teclear algunas ideas, para mí y para los que quieran leerme, sobre la comunicación convulsa del Siglo XXI.
No había encontrado algún hecho que pudiera darme el hilo conductor, ni siquiera los desmanes informativos con el huracán Irma me daban el impulso suficiente para hacer registro de mis ideas.
Y entonces pasó…
Camino de mi casa a la oficina luego de almorzar, tomo el metro, un miércoles cualquiera en un metro de una gran ciudad europea con gente de múltiples culturas usando todos sus móviles.
No, este tampoco …

¿Mentir sobre la mentira? Un ejercicio de comunicación

El maestro Umberto Eco ya avanzó el concepto de la circularidad sobre las ideas de Pierce, para darle sentido al título de mi entrada, aquél que está ligado con la capacidad de que un signo explique a otro signo, en un desplazamiento continuo de la significación, en un ejercicio que me fascinó desde que lo descubrí en mis años como universitario.
[..] Las unidades culturales se explican a través de entidades semióticas. Existe una circularidad, que es condición normal para el proceso de significación y esto permite que los signos se puedan usar para referirse a cosas” (Eco, Tratado de semiótica general, 1976)
¿Puede la redundancia de un signo dar origen a otro nuevo?
Toda esta reflexión se debe a una discusión muy testaruda con un apasionado semiótico del cine en la que, aunque pobre y desvalido frente a su capacidad, no podía dejarme vencer sin por lo menos haber marcado un tanto.
El reto era el siguiente, decir si es posible de explicar con sentido que alguien mienta sobre la mentira, y…

¿Mensaje subliminal ó Percepción Subliminal?